miércoles, 2 de abril de 2014

¿Quienes somos?

La Delegación Diocesana de Misiones es la entidad de la Iglesia de Bizkaia, responsable de articular la dimensión misionera de nuestra Iglesia local, de manera profética y transformadora y con una visión universal.

Trabajamos por el Buen Vivir y el Decrecimiento para visibilizar el Reino de Dios, que se concreta en un mundo justo, igualitario y fraterno.
A través de:
la Animación Misionera, mediante la formación, la sensibilización, el acompañamiento de personas y grupos y la propuesta de alternativas .
la Cooperación entre Iglesias mediante, los intercambios (con proyectos y hermanamientos), el envío de misioneros y misioneras y el acompañamiento a los misioneros y misioneras.
En el Norte y en el Sur:
En el Norte: en la comunidad cristiana de Bizkaia (parroquias, unidades pastorales, grupos, delegaciones...), en el voluntariado de la Delegación y con las y los familiares de las y los misioneros.
En el Sur: con los misioneros y misioneras y con las Iglesias y pueblos hermanos empobrecidos.
Encomienda
La Delegación de Misiones tiene como líneas estratégicas la animación misionera y la cooperación entre iglesias, cuyas funciones permanentes son: 
1. Cooperación entre Iglesias
  • Establecer y potenciar las formas de relación con los misioneros y misioneras que realizan un servicio eclesial y evangelizador en otras iglesias ., por estar vinculados con nuestra diócesis por razón de origen o haber tenido una presencia en la vida pastoral de nuestra Iglesia.
  • Impulsar y suscitar vocaciones misioneras en los miembros de la comunidad diocesana tanto de laicos y laicas, religiosos y religiosas como de presbíteros.
  • Atender conjuntamente con las diócesis de San Sebastián y Vitoria los compromisos adquiridos en Ecuador y Angola, desde la trayectoria misionera compartida a lo largo de más de 65 años de historia.
  • Apoyar proyectos de cooperación y potenciar los hermanamientos como forma de cooperación entre iglesias, desde una relación de igualdad, que favorezcan cambios  hacia una situación más justa, y fraterna.

2. La Animación Misionera

  • Tiene como función impulsar el sentido misionero universal en toda la pastoral ordinaria de la diócesis.
  • Suscitar vocaciones misioneras.
  • Crear grupos de formación y sensibilización.
  • Suscitar reflexiones desde la fe cristiana sobre las situaciones de injusticia en el mundo
  • Fomentar unas actitudes y opciones de vida evangélicas que promueven la justicia, la paz, el derecho y un orden mundial nuevo.
En este orden se ha creado Kidenda - Comercio justo (proyecto de Misiones, Cáritas y Alboan) con la finalidad de fomentar unas relaciones comerciales justas, incentivar una producción comunitaria que reporten un salario digno para los productores, respetuoso con las personas y el medio ambiente, comprometido en la transformación de las estructuras que generan pobreza y un compromiso por un consumo responsable.
Las dos finalidades de la delegación se concretan en una serie de funciones permanentes que ha de llevar a cabo en cada momento:
  • La "promoción de la cooperación entre iglesias" favoreciendo la presencia misionera de la diócesis, el diálogo con las iglesias con las que se tiene una presencia misionera, apoyo a los proyectos de cooperación.
  • La "animación misionera" a través de la sensibilización, el acompañamiento a grupos y personas con inquietud misionera, la formación básica, y el discernimiento del compromiso.
Ambas finalidades se han de perseguir en estrecha colaboración con las diócesis de San Sebastián y Vitoria a través de Misiones Diocesanas Vascas. Este principio de interdiocesanidad es fiel a la trayectoria misionera común a lo largo de la historia de las diócesis y quiere responder a la demanda de una mayor cooperación.
Los hermanamientos constituyen una herramienta significativa para desarrollar las dimensiones y funciones permanentes propias de la acción misionera en el ámbito pastoral territorial.
Principios de actuación de la delegación diocesana de misiones:
  • la colaboración o cooperación fraterna
  • la coherencia de la acción de cooperación entre iglesias y la animación misionera
  • la opción por los pobres
  • la acción misionera como una dimensión fundamental de la comunidad cristiana
  • la coordinación intradiocesana y la pastoral de conjunto
  • la sensibilización y difusión del espíritu misionero
  • la denuncia de las injusticias y la transmisión de la fe
Esto implica que se planifican desde la Delegación el conjunto de la acción misionera diocesana, sus dos finalidades y la totalidad de funciones. Implica también que se gestionan de manera integrada los recursos humanos, materiales y económicos de los que dispone la diócesis para el desarrollo de la acción misionera.
Implica desarrollar sistemas de coordinación y colaboración con las parroquias, los colegios, las congregaciones religiosas teniendo presente la organización de la delegación e impulsando órganos compartidos de reflexión y de propuestas.
Reacciones: