• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

jueves, 9 de noviembre de 2017

“Enlázate por la Justicia”

La campaña  “Enlázate por la Justicia” nos  invita a “bucear en la propia tradición espiritual” para cuidar a las personas más frágiles y al planeta

Inspiradas por la encíclica “Laudato Sí”,  entidades de la Iglesia católica en España, dedicadas a la cooperación internacional y que forman parte de la iniciativa “Enlázate por la Justicia”, han puesto  en marcha una campaña centrada en el cuidado de la Creación.
Con esta iniciativa, que se lanzó bajo el lema “Si cuidas el planeta, combates la pobreza”, Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario) y recientemente CEDIS (Conferencia Española de Institutos Seculares) pretenden sensibilizar a toda la ciudadanía para que se comprometa en la defensa de un modelo distinto de desarrollo, justo, solidario y sostenible, y para que cambie sus hábitos de consumo y estilos de vida.

La campaña “Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza”  pone el foco en los dos últimos meses del año en el contenido del octavo punto del “Decálogo Verde”, que viene impulsando desde junio del año pasado y que, en esta ocasión, invita a “bucear en la propia tradición espiritual” durante el tiempo de Adviento y Navidad.

Aunque la palabra “espiritualidad” podría analizarse desde diferentes ámbitos, las organizaciones de “Enlázate por la Justicia” quieren, en esta ocasión, enfatizar una conexión entre la importancia de conocer y vivir de modo coherente nuestra propia tradición espiritual, y el cuidado de las personas más frágiles, además del propio planeta, afectado de una dramática vulnerabilidad.

Reconocer lo bueno, lo justo, lo bello puede impulsarnos, dotarnos de sentido y alentar nuestra propia vida, y nuestra relación con los demás y con la “casa común”. Como se señala en el documento de Aparecida (aprobado por la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en 2007), “su mandato de caridad abraza todas las dimensiones de la existencia, todas las personas, todos los ambientes de la convivencia y todos los pueblos”.

La Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA llama a contagiar esa necesaria implicación en el cuidado del otro, de los otros y del planeta que nos acoge, desde la propia tradición espiritual, con coherencia, autenticidad y alegría.

La espiritualidad de la tradición cristiana

Etimológicamente, la palabra espiritualidad deriva del latín y se refiere a una cualidad relativa al alma. Desde la campaña SI CUIDAS EL PLANETA COMBATES LA POBREZA se insta a la coherencia y a la unidad personal, ya que no podemos hacer división entre cuerpo y alma; más bien hemos de ser capaces de descubrir que en el interior de cada ser hay un espacio precioso de relación con lo importante de la vida y con lo importante de los demás.

Todas las tradiciones espirituales hacen referencia a la necesidad de los seres humanos de reencontrar la paz, el equilibrio, la armonía que parece romperse entre las prisas, la violencia o la injusticia que nos rodea. Y, también, se hace hincapié en que, desde los orígenes de la humanidad, las personas hemos mostrado nuestra capacidad para trascender lo puramente material, como demuestran los pueblos indígenas, auténticos maestros en su relación de cuidado y respeto con la naturaleza.

Las organizaciones católicas que conforman esta alianza centran el ejemplo de esa espiritualidad en Jesús de Nazaret y recuerdan, justo en estos meses en los que se vivirá el Adviento y la Navidad, la importancia de un encuentro personal con Él. En palabras de Benedicto XVI: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» (Encíclica Deus caritas est).

Para más información:

[Descubre el “Decálogo Verde”, las historias de la sección
VOCES QUE CLAMAN, DINÁMICAS, MATERIALES ESCOLARES, ORACIONES
y más materiales en www.enlazateporlajusticia.org]

viernes, 27 de octubre de 2017

La Misión continúa

El equipo de la delegación de Misiones de Bilbao  hicimos una invitación a los misioneros y misioneros de Bizkaia, a escribir sobre el lema de la campaña del DOMUND de este año: "Sé valiente, la Misión te espera" "Izan zaitez ausarta, Misioa zain duzu".
Estamos muy agradecidas por las respuestas recibidas. Cada uno de estos testimonios misioneros nos han ayudado a preparar   la jornada.
Durante los días previos al DOMUND, hemos compartido estas reflexiones en diferentes ámbitos:  en el diálogo con los chicos y chicas de los colegios y parroquias, en las intervenciones en la radio y en las páginas web de Misiones.en la revista diocesana Alkarren Barri...

Aunque la jornada del DOMUND ha pasado, la Misión continúa, como nos dice el misionero Carlos Gutierrez :

"Mirando hacia atrás, me doy cuenta que los momentos más ricos de misión han sido los vividos con más valentía y entrega. Mirando hacia adelante, veo que hay una comunidad eclesial y humana, que sigue clamando intensamente para que la vida y el Reino se hagan palpables en nuestra historia. La Misión no termina. Estamos siempre en constante reto, en búsqueda, interpelados por la historia y las personas, sacudidos por dramas o alentados por hermosas historias de fe y humanidad. Nos pide valentía, no solo en los grandes asuntos, sino también en los pequeños gestos donde se juega el evangelio y el camino de cada día. La valentía no viene de una autosuficiencia en los medios o maneras de hacer las cosas y que salgan “bien”, sino en la profundidad que se nutre de la salvación que acontece al costado de los caminos, en la conversación de dos discípulos, en las manos que levantan al caído, en los panes multiplicados entre los pobres, en los ojos que se abren para ver, en el vino que se comparte y reparte en la mesa sencilla. Dame y danos valentía, Señor, aquilatada, densa, sencilla y fraterna."
H. Luis Carlos Gutiérrez Blanco, fms
Maristas
América Central


Inés Oleaga está en Roma, pero le sigue marcando la experiencia vivida en Timor oriental o en el Congo.

"Hola amigos....aunque desde hace unos meses estoy trabajando desde Roma y no en la frontera de la misión, no me resisto a responder  y a vuestra petición que me ha traído  al corazon lo mejor de mi vida...gracias!!!!

No hay cosa mas triste, que nada ni nadie te espere. 
 "Se valiente, la mision te espera" me habla de las sorpresas y personas que me esperaban en Timor Oriental o en Congo para compartir su valor conmigo y así caminar y luchar juntos por su libertad, su dignidad, su futuro.... y hasta por su vida en momentos de conflicto. Ha sido un regalo sentir que el pueblo timorense "me esperaba" para ayudar a construir su país tras 24 años de guerra. Ha sido una alegría muy profunda que los desplazados de guerra del Este del Congo me esperarán para compartir su esperanza y su lucha por dar normalidad a una vida de 20 años huyendo de los rebeldes y últimamente ha sido una sorpresa descubrir como el pueblo Dayak de Borneo nos esperaba a una pequeña comunidad de Esclavas para ampliar juntos el horizonte frente a las multinacionales explotadoras del aceite del palma.
Sé valiente tan sólo a dar el primer paso hacia la misión y allí encontrarás la valentía que te falta"!!!



Por su parte la hna. Maribel  Eguiluz, Franciscana Misionera de Maria , nacida en Igorre, nos comparte su testimonio:


"Muchas gracias por haber pensado en nosotros que vivimos la fraternidad en comunion con el pueblo donde hemos sidos enviadas. En mi caso en el corazón del África, la Republica Democratica del Congo. Llevo aquí unos años 38 desde que deje Euskadi y me lancé en esta aventura de seguir los pasos de JESÚS ofreciendo mi vida por amor a ÉL y a los demás.

He pasado todos esos años en diferentes servicios que me han ido ofreciendo, pero sobre todo en el campo sanitario que es mi profesión y vocación desde joven en vistas a prepararme por la Misión. 
En este campo he tenido la posibilidad de palpar, la grandeza que ofrece mi vocacion de enfermera al contacto con el ser humano sufriente, y la pequeñez de este ser humano que sufre por la enfermedad y ademàs privado de medios más elementales que pudieran ayudarle a recobrar la salud tan anhelada. 

Sobre todo los niños y niñas  y las mujeres, éstas, violadas, maltratadas y utilizadas con poca dignidad.
Desde que llegué a este País en 1979,con 32 años y tengo ahora 70, puedo confirmar que desgraciadamente vamos retrocediendo en vez de progresar y recuperar la libertad y dignidad de toda persona humana. La situación política no nos ayuda y las consecuencias son desastrosas, guerras interminables y muertes a millares.

A pesar de todo sigo  poniendo mi confianza en Dios, intentando aportar mi piedrecita en esta construccion de un mundo mas humano, donde la presencia de Dios es el fundamento para su felicidad.
Deciros que soy feliz y merece la pena de ser valiente, porque la "mies es abundante" y la mision nos espera."




Valentín Guerenabarrena , se une a nosotros en la oración.


"Gracias por tenernos presentes en sus actividades pastorales y misioneras. Nos apoyamos por medio de la oración."





lunes, 23 de octubre de 2017

Concluye la semana misionera del DOMUND 2017

Luis Ángel Plaza, presbítero de la diócesis de Burgos, y misionero en Brasil, ha visitado Bizkaia, invitado por la delegación de Misiones, con motivo de la campaña del DOMUND.
Después de estar 8 años de sacerdote en la sierra burgalesa, Luis Ángel partió hacia Brasil como misionero, a través del IEME (instituto español de misiones extranjeras). Allí ha trabajado durante 21 años.

Durante la pasada semana, Luis Ángel ha comunicado su experiencia misionera en diferentes centros educativos de la Diócesis de Bilbao, en la radio en la prensa…, con el objetivo de hacer presente la dimensión misionera, conocer el compromiso de tantos misioneros y misioneras presentes en realidades de pobreza y exclusión en el mundo.

Ha compartido la vida y la tarea en Pernambuco y Bahía, estados situados al nordeste del país, trabajando en parroquias de la periferia en la pastoral social, implicándose en movimientos sociales (creando con otros el movimiento “agua es vida”), llevando un programa en la radio, para dar voz a los sin voz, para denunciar injusticias, para animar a la gente, ha dado clases de teología. En la última etapa trabajó también en el mundo rural.

En julio de este año, volvió a España con la encomienda del IEME, de trabajar en la animación misionera en las Diócesis de aquí.

Luis Ángel insiste en que toda la Iglesia es misionera, “no podemos vivir encerrados, tenemos que estar abiertos a la realidad del mundo, ser personas solidarias”, José Ángel nos invita a ser, como dice el Papa Francisco, “una Iglesia en salida, somos, hermanas y hermanos y formamos parte de la familia humana en la casa común. Por eso, -añade- hay que trabajar de lo local a lo global, abrir la mente y el corazón y no olvidar la dimensión universal”.

Con respecto a la realidad de aquí, el misionero ve que las estructuras de las parroquias “son más estructuras de conservación que estructuras misioneras”. Piensa que ya no vale lo de “siempre se ha hecho así”, en la Iglesia nos pasa “Queremos hacer lo de siempre. No tenemos las respuestas hechas y nos cuesta cambiar, iniciar algo nuevo, pero hay que ser humildes y decir que vamos a probar”.
Allí, en Brasil, también la realidad ha cambiado, las comunidades eclesiales de base han cambiado. Otras religiones ganan terreno porque ofrecen seguridades. “Tenemos que caminar con humildad y ver los signos de los tiempos”.

Luis Ángel, se ha coordinado con 5 curas diocesanos del IEME que trabajan en diferentes diócesis de Brasil, haciendo grupo. Son un grupo en constante revisión de lo que hay que hacer para que las Diócesis donde están insertos sean misioneras.

En su periplo por la Diócesis de Bilbao ha estado acompañado por Josune Larrakoetxea e Irati Amézaga, ambas han participado en diferentes etapas en los  cursos Norte Sur y ahora han acercado su testimonio y experiencia en los centros educativos, como hemos visto en este blog.





viernes, 20 de octubre de 2017

La vista desde el Alto...


Laura Mas, Itsaso Trueba, Josune Larrakoetxea y Borja García  viajaron a Perú el pasado mes de agosto, pero no fueron de vacaciones. Tras participar en el curso de formación Norte Sur que organiza el Instituto Diocesano de Teología y Pastoral, Caritas-cooperación y Misiones, han vivido una pequeña  experiencia misionera en el centro poblado del Alto Trujillo en Perú.

Durante esta semana, en el marco de la campaña del Domund, Josune Larrakoetxea ha compartido su experiencia en algunos centros educativos de Bizkaia.
Las cuatro personas que participaron en esta experiencia, han escrito un artículo para la revista "Los Ríos" en el que podemos conocer una parte de lo que han vivido:


La vista desde el Alto

Durante el mes de agosto de 2017 Laura Mas, Itsaso Trueba, Josune Larrakoetxea y Borja García estuvimos viviendo la experiencia misionera en el centro poblado del Alto Trujillo, Perú.

El Alto Trujillo pertenece a la ciudad de Trujillo y se localiza a las a fueras de la ciudad. Es una zona desértica que se ha ido poblando en las últimas décadas a través de pequeñas invasiones, realizadas por personas procedentes de las regiones de la selva y la sierra del Perú. Este centro poblado empezó siendo un único barrio; a día de hoy cuenta con 29 y se sigue expandiendo en nuevos asentamientos. Actualmente cuenta con unos 80.000 habitantes. Este rápido crecimiento no ha sido acompañado de un aumento de servicios sanitarios, educativos, de obras públicas (red de agua, electricidad, carreteras…). Pese a este abandono institucional, los habitantes del Alto fueron capaces de hacer de un lugar desolado su nuevo hogar.

Por otro lado, este crecimiento de la población no ha ido acompañado de un crecimiento económico de sus habitantes, lo que ha suscitado serios problemas que afectan desde la infancia hasta la vejez. Abandono, violencia familiar, alcoholismo, pandillaje, venta y consumo de drogas, violaciones, desempleo, escasez de recursos básicos, analfabetismo; son algunos de los problemas que hemos podido observar. Tampoco podemos olvidar que el pasado mes de febrero las lluvias del fenómeno del Niño, produjeron grandes daños materiales, destruyendo incluso hogares.

Son muchos los problemas que nos hemos encontrado allí, sin embargo hemos tenido la oportunidad de ver y conocer de primera mano proyectos acompañados por diferentes entidades. En nuestro caso, fuimos acogidos por Aitor Esteban, cura de la diócesis de Bilbao. Aitor lleva allí 12 años y ha sido la persona que nos ha presentado la realidad del Alto y los diferentes proyectos que se están llevando a cabo.

Por las mañanas nuestra labor se centraba en dos centros educativos: Virgen de la Montaña y USDA. En el primero hemos apoyado dando clases, ya que había falta de profesorado, y hemos podido visitar a alguna familia de alumnos, y en el segundo hemos estado apoyando a niños y niñas con dificultades en el aprendizaje, creado una ludoteca y acompañado a las visitas familiares.
Las tardes han sido más variadas. Hemos estado en centros de cuidado, en los que los niños y niñas comen al salir del colegio y tienen la oportunidad de hacer los deberes o jugar. También hemos estado en un centro de cuidados paliativos, haciendo visitas a enfermos en sus casas o en talleres con las personas mayores. Por último, en la defensoría de la mujer, que cuenta cada vez con más centros de acogida para mujeres o familias víctimas de violencia, en el que hemos apoyado en talleres de alfabetización, participado en charlas de feminismo, o dado volantes en la calle para que las personas conociesen que tenían un lugar al que acudir si tenían un problema que requiriese apoyo psicológico o legal.

Aunque haya mucha carga de trabajo, hemos tenido nuestros momento de descanso, de conocer un poco más de la cultura peruana, de conocer las parroquias, a las personas de la comunidad, actividades de los jóvenes, Eucaristías... Y conocernos más entre nosotros, sin olvidarnos de los momentos de reflexión, de recoger el día desde la lectura creyente, de desahogarnos y mostrar nuestros miedos, nuestros enfados, nuestras alegrías… en un clima de oración y confianza que no nos costó mucho crear.


El peso que nos traemos en la mochila es mucho y diferente: algunas tristezas pero sobre todo esperanza.  El mes ha sido largo porque nos ha dado la posibilidad de hacer infinidad de cosas, pero también se hace corto y te deja la duda de…

¿Y ahora qué? Nos toca reposar todo lo vivido, digerir la experiencia y coger fuerzas nuevamente para seguir apostando por este proyecto de Reino que empezó Jesús. No olvidaremos nunca la experiencia e intentaremos transmitirla. Todas las personas que hemos visto, en las que hemos conocido al mismo Jesús, no merecen quedarse entre arena en el olvido después de enseñarnos tanto y bajarnos los humos que a veces llevamos desde la otra punta del mundo. El Alto merece ser Alto.

Laura, Itxaso, Borja y Josune