VOCACIONES NATIVAS

  • DOMUND 2020


    ¡Descarga ya los materiales para la jornada!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

viernes, 16 de octubre de 2020

DOMUND 2020 "Aquí estoy, envíame"

El próximo DOMINGO  celebramos la campaña del DOMUND. 

Hemos enviado todos los materiales de la campaña  para  hacerla presente en las Unidades Pastorales, en los centros educativos, en los grupos;  para acercar la realidad  de nuestros hermanos y hermanas  empobrecidos, más si cabe, por esta pandemia que hace estragos, y sensibilizar sobre nuestro compromiso misionero.

Recibimos noticias de los misioneros  y misioneras de nuestro pueblo, que siguen trabajando en el reparto de alimentos, en la acogida a personas, intentando seguir adelante con la vida…, algunos han sufrido la enfermedad pero afortunadamente ya están bien y  siguen trabajando. 

En el marco de la campaña, Mons. Mario Iceta, arzobispo electo de Burgos y Administrador Apostólico de la Diócesis de Bilbao que, además ha sido el obispo delegado de Misiones diocesanas vascas durante los últimos años, ha escrito una carta para la jornada del próximo domingo que podemos ver en el enlace Carta DOMUND 2020

El coronavirus ha cambiado el mundo pero una cosa es segura, las misioneras y misioneros van a seguir junto a la gente. Ellos y ellas permanecen.

En este vídeo podemos ver el mensaje que nos envían desde diversos países del mundo: ver el vídeo



miércoles, 29 de julio de 2020

OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS publica la MEMORIA 2019

Las Obras Misionales Pontificias (OMP), que se enmarcan dentro de las delegaciones de Misiones, son el principal instrumento de la Iglesia católica para apoyar a los misioneros y misioneras en su labor evangelizadora por todo el mundo. Disponen de un Fondo Universal de Solidaridad (al que llegan las aportaciones que hacemos a través de las campañas (Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas) que se reparte en función de las necesidades existentes en los territorios de misión.
Sin dejar de lado la colaboración económica, cabe destacar la labor de sensibilización que se lleva a cabo en cada delegación diocesana de Misiones (que cuentan con un secretariado de Obras Misionales Pontificias) por medio del desarrollo de las campañas mencionadas. A dicha sensibilización se suman los procesos de formación y discernimiento misionero, el acompañamiento a misioneras y misioneros y grupos de misiones… y otras iniciativas para hacer realidad la cooperación entre iglesias y pueblos.
"Cooperación entendida (…) como intercambio recíproco y fecundo de energías y de bienes, en el ámbito de una comunión fraternal de iglesias hermanas (…) pasa a ser pues, no solo ayuda generosa de iglesias “ricas” a iglesias “pobres”, sino gracia para cada iglesia, condición de renovación, ley fundamental de vida” (S.Juan Pablo II Domund 1982)
Adjuntamos la memoria 2019 donde podemos conocer todas las acciones del año y los datos de las actividades emprendidas durante Mes Misionero Extraordinario.
En la página web www.omp.es podemos conocer más acerca de los proyectos apoyados

miércoles, 24 de junio de 2020

En Kenia he sido consciente de lo mucho que puede cambiar tu vida dependiendo del sitio donde nazca

 Jaione López, joven de Elorrio, Bizkaia  se encuentra en Kaikor, Kenia. Apoyada por Misiones  Diocesanas y su comunidad parroquial de Elorrio,  está realizando su Trabajo Fin de Grado (TFG) , con las religiosas Marianitas en este país. 

Desafortunadamente El COVID-19 llegó a Kenia a los pocos días de llegar Jaione,"Este caso provocó que el presidente de Kenia cerrase todos los colegios y que todos los niños y niñas que estaban en ellos tuvieran que volver a sus casas: ya que en Kenia la mayoría del alumnado es interino».

Este es su testimonio: «El principal objetivo de mi tarea en Kaikor era ayudar lo máximo posible en las guarderías que las hermanas Marianitas sustentan con la ayuda de misiones diocesanas de Euskadi, pero teniendo en cuenta lo que el presidente había dicho, eso fue imposible. Tras pasar dos días en el colegio, tuvimos que cerrarlo, tanto el colegio, como el recinto en el que vivo junto con las hermanas. Aun así, antes de llegar a Kaikor, pude pasar unos días en Lodwar (la ciudad más cercana, a 7 horas en coche) y pude comprar muchos de los materiales necesarios para las guarderías (cuadernos, lápices, gomas, cartulinas, candados…) y telas para las confecciones que llevan a cabo las mujeres;
El primer mes de confinamiento, no salimos ni dejamos entrar a nadie en nuestro recinto. Ahí comenzó el problema para mucha gente, ya que la mayoría de las personas de Kaikor vienen a por agua y ayuda a la misión. Al cerrar los colegios, todos los hijos e hijas volvieron a sus casas. Eso significa que cada familia tenía que alimentar a mínimo 7 personas más de las que estaban acostumbradas. Gracias a que los colegios son interinos, las familias pagan las tasas anuales y el alumnado vive en el colegio hasta que llegan las vacaciones, lo cual hace que las familias no se tengan que preocupar de la alimentación. Ahora esas familias ya habían pagado las tasas del curso y se veían sin dinero y con la necesidad de alimentar a toda la familia. Gracias al dinero que trajimos, hemos podido dar trabajo como costureras a varias mujeres. Eso ha hecho que aprendiese a usar la máquina de coser para poder enseñarles a ellas. Esto implica que usando las telas (cada vez que vamos a Lodwar compramos), 3 mujeres pueden trabajar haciendo bolsos, carteras, diademas, etc. Gracias a este trabajo, todas las semanas estas mujeres ganan algo de dinero y pueden ir manteniendo a toda la familia.



Junto a las hermanas Marianitas, también hay unos padres misioneros filipinos aquí en Kaikor. Hace unos años, estos padres empezaron a recibir ayudas para financiar dos colegios en unos poblados alejados de Kaikor. Ahora debido a la pandemia, los donantes no han podido ayudar más y durante un mes esos colegios no tuvieron comida para los niños y niñas, con lo que dejaron de asistir. Al ver que no podrían ayudar, los padres cedieron los colegios a las hermanas, y gracias al dinero de los proyectos hemos podido alimentar a todos los niños y niñas de los dos colegios (500 euros al mes), hasta ahora.
Por otro lado, hay muchos niños y niñas apadrinados por personas que han venido o personas que conocen la labor de las hermanas Marianitas aquí en Kaikor. Estos apadrinamientos constan en pagar la educación de estos niños y niñas, con lo que las hermanas les buscan un buen colegio en Lodwar. Ahora que no pueden ir a los colegios, la mayoría de los niños y niñas se han tenido que quedar en el centro de desnutridos que tenemos junto a la casa, ya que son huérfanos y no tienen dónde ir. Juntos con ellos, también están viniendo durante el día algunos niños y niñas de varias familias, ya que estas no pueden mantenerlos y estaban empezando a sufrir un nivel de desnutrición leve. Gracias a misiones diocesanas estamos pudiendo alimentarles y a la vez seguimos dando clases, para que así no pierdan la rutina y puedan seguir desarrollándose adecuadamente. Junto al guardia de la casa, hemos estado pintando las clases del colegio que tienen aquí las hermanas y también creando diferentes materiales para que estos niños y niñas puedan aprender más fácilmente.


Debido a la pandemia, el precio de los alimentos aquí está aumentando, con lo que cada vez se nos hace más difícil conseguirlos. Nuestro objetivo es que los niños y niñas que acuden al centro de desnutridos tengan buena alimentación, junto con frutas y verduras. Por ello, todas juntas estamos comenzando un huerto escolar. Kaikor es un lugar muy árido y esto no ayuda a las huertas, ganado y habitantes. Gracias a la ayuda de misiones diocesanas, nos acaban de llegar dos grandes tanques que podrán abastecer tanto las huertas del recinto como las que están en el recinto del centro de desnutrición (esperemos).
Hoy en día nosotras seguimos intentando tener cuidado con las distancias, pero quitando los colegios, seguimos haciendo la misma labor que hacíamos antes de la pandemia. Asistimos junto con la ambulancia móvil todas las zonas alejadas de Kaikor, tratando a las embarazadas, desnutridos y enfermos. Intentamos llevar la comida a los ancianos de Kaikor una vez a la semana. Abrimos nuestras puertas para que así algunas personas puedan coger agua, etc. Sabemos que esto no es lo más adecuado, teniendo en cuenta la situación que hay en Kenia con el COVID-19, pero las personas de aquí no pueden parar. La mayoría viven en el día a día, con lo cual, no podemos dejar de ofrecer algunas tareas (guardias, lavanderas, costureras, cuidadores, profesores, conductores, enfermeras, etc.) porque con ello pueden comer muchas familias de Kaikor.


Por ello, queríamos agradeceros a todas las personas que nos ayudáis a llevar estas labores adelante. Porque sin vuestra ayuda económica, las hermanas no podrían llegar ni ayudar a tantas personas. En especial, me gustaría daros las gracias personalmente por ayudarme a venir aquí, porque gracias a ello estoy pudiendo conocer y trabajar junto a personas maravillosas. Estoy teniendo la oportunidad de ver la realidad en la que muchas personas viven y que nos ocultan. Porque hasta que no he estado aquí no he sido consciente de lo mucho que puede cambiar tu vida dependiendo del sitio donde nazcas, y lo diferente que te tratan según tu color de piel. Con esto no me refiero en Europa solo. Aquí en Kenia también te tratan diferente según tu color de piel. En cierta parte, sientes lo que las personas africanas que están en Europa 
han sentido cuando han ido allí. Vas caminando por la calle y ves como todo el mundo te mira, te señala, habla de tí, etc. Lo que cambia es que históricamente en Europa todas estas acciones se han hecho con desprecio, pero aquí lo hacen con admiración. Por eso nunca llegaré a sentir lo mismo que personas de aquí han sentido cuando han ido a nuestro país, porque sigo teniendo un sitio privilegiado».


martes, 3 de marzo de 2020

CAMPAÑA MISIONES DIOCESANAS “LA MISIÓN ES VIDA” “MISINOA BIZIA DA”


Desde la delegación de misiones os queremos hacer partícipes de esta nueva campaña de Misiones Diocesanas que ponemos en marcha en marzo. Este año con el lema “la Misión es vida”.

La Misión se hace vida en las personas que dicen si al proyecto de vida que Dios nos propone. La misión transforma radicalmente nuestras vidas y les da sentido.

La misión es vida porque trae una Buena Nueva de liberación de las opresiones, de recuperación de dignidad arrebatada, de reconquista de autoestima pisoteada. Jesús antepone un criterio ético a lo que venían haciendo los sabios de Israel: la relación con Dios pasa por la relación con las personas, no hay manera de amar verdaderamente a Dios que no sea amar al otro. El Reino de Dios es la culminación del amor, y la misión es poner la vida a su servicio. Esto debería interpelarnos.

En nuestras diócesis este año cuatro personas nuevas, sacerdotes y seglares, se suman a la familia de Misiones Diocesanas Vascas. Damos gracias a Dios por Ramón Diaz-Guardamino, Iraide Donaire, Itziar Bagües y Joseba Olaziregi que han optado por la Misión hecha vida en Etiopía y Ecuador. Estas incorporaciones son fruto del Espíritu y del empeño por seguir formando a personas jóvenes y adultas para que, desde la oración, la formación y el conocimiento de la realidad de nuestro mundo, salgan al encuentro de Jesús en las personas empobrecidas.

La llamada de Jesús nos dinamiza, si le damos respuesta y no nos deja indiferentes, nos pone en movimiento. Queremos que sean días donde los verdaderos protagonistas sean los misioneros y misioneras y todas y cada una de las personas con las que cada día renuevan el compromiso al Evangelio que les hace posible afrontar problemas, retos, riquezas y pobrezas.

Queremos seguir tejiendo fraternidad y como iglesias misioneras acercar la realidad social, eclesial y política de las comunidades con las que compartimos camino. Para ello nos acompañará la Misionera de Nuestra Señora de África Begoña Iñarra, seguro que su testimonio y reflexiones nos enriquecerán.

Begoña cuenta con una larga trayectoria misionera en Kenia y Etiopía. Entre otras tareas, ha sido secretaria ejecutiva de la red África-Europa Fe y Justicia (AEFJN) en Bruselas y ha trabajado con víctimas de trata de personas en París y Madrid. Hemos pensado en ella por su experiencia en África, su conocimiento sobre el continente (expolio de materias primas, el deterioro de la tierra, la situación de las mujeres) porque puede incidir en la apuesta misionera y conectarla con la actualidad.

Junto a esta carta recibiréis los diferentes materiales para la campaña: La carta de los Obispos de nuestras diócesis; la Liturgia del día de Misiones Diocesanas; power point para las celebraciones y grupos, los carteles alusivos al Día (en la Delegación podéis pedir más). Podéis encontrar más información de la campaña en www.misioak.org.

Gracias de antemano por vuestro apoyo y generosidad.

Felicitas Martín Fernández
Delegada Diocesana de Misiones




“MISINOA BIZIA DA”
2020.eko martxoaren 19a


Misinoetarako Ordezkaritzatik,  martxoan martxan jarriko dogun Eleizbarrutiko Misinoen aurtengo kanpainaren barri emon gura deutsuegu. “Misinoa bizia da” goiburua aukeratu da ekitaldi honetarako.

Misinoa bizi egiten da Jainkoak bizitzarako proposatzen deuskun egitasmoari baiezkoa emoten deutsen gizon eta emakumeengan. Misinoak goitik behera aldatzen ditu gure bizitzak eta zentzunez beteten.

Misinoa bizia da, Barri Ona dakarrelako: zapalketetatik askatu, kendutako duintasuna berreskuratu, zapaldutako autoestimua barriz lortu. Jesusek erizpide etikoa jarten deutse Israelgo jakintsuek egiten ebenari: Jainkoagazko hartu-emona, gizon-emakumeakazko hartu-emonetik pasatzen da eta ezin da benetan Jainkoa maitatu, bestea maitatzen ez bada. Jainkoaren Erreinua maitasunaren burutzea da eta misinoa bizitza horren zerbitzura jartea. Honek zer pentsatu emon beharko leuskigu.

Gure eleizbarrutietan, beste lau lagun, abade eta laiko, gehitu behar jakoz Euskal Eleizbarrutietako Misinoen familia handiari. Eskerrak emoten deutsaguz Jainkoari Ramon Diaz-Guardamino, Iraide Donaire, Itziar Bagues eta Joseba Olaziregirengaitik Etiopia eta Ekuadorren bizi egindako misinoagaz bat egin dabelako. Misiolari barri honeek, Espirituaren eta otoitzetik, heziketatik, gure munduaren egoera ezagutzetik gazte eta helduak hezi eta behartsuenengan Jesus aurkitzera atara daitezan, egiten dogun ahaleginaren emaitza dira.

Jesusen deiak bizitu egiten gaitu; axolagabe itzi ordez, erantzun egiten badeutsagu, mobimentuan jarten gaitu. Datozan egunetan, gure misiolariak benetako protagonista izatea nahi dogu eta, eurakaz batera, egunero Ebanjelioaren aldeko konpromisoa barritu eta arazo, erronka, aberastasun eta pobretasunei aurre egiten saiatzen diran guztiak.


Senidetasuna josten jarraitu gura dogu eta Eleiza misiolari lez bidelagun doguzan alkarteen gizarte, eleiz eta politika errealidadea hurreratu. Horretarako, Begoña Iñarra Afrikako Andra Mari ordenako misiolaria izango da gure artean, lekukotasun eta hausnarketa aberasgarriak eskainiz.

Begoñak Ibilbide luzea du Kenya eta Etiopian. Besteak beste, Afrika-Europa Fede eta Zuzentasuna sareko idazkari exekutibo izan da Bruselan eta pertsonen salerosketaren biktimekin jardun izan du Paris eta Madrilen. Berarengana jo dugu, Afrikaren inguruan duen esperientziagatik, kontinente hori ondo ezagutzen duelako (lehengaien indarrezko ebastea, lurraren hondatzea, emakumeen egoera) eta misioen aldeko hautuan eragin eta misioen eremu hori gaur egunera ekar dezakeelako.


Honako honegaz batera, kanpainarako hainbat lagungarri jasoko dozue: Eleizbarrutietako Gotzainen gutuna; Eleizbarrutiko Misinoen egunerako liturgia; power-pointa ospakizun eta taldeetan erabiltzeko; kartelak (Ordezkaritzan gehiago eskatzeko aukera). Kanpainaren inguruan gehiago jakiteko: www.misioak.org.

Aldez aurretik, eskerrik asko zuon laguntza eta eskuzabaltasunagaitik.


Felicitas Martin Fernandez
Misinoetarako Eleizbarrutiko Ordezkaria