• DÍA DE HISPANOAMÉRICA 2019


    Recursos para celebrar la Jornada del Día de Hispanoamérica - 3 de marzo de 2019
  • MES MISIONERO EXTRAORDINARIO


    Octubre 2019: "Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo"
  • MES MISIONERO EXTRAORDINARIO


    Guía para la celebración del Mes Misionero Extraordinario
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con donativo

jueves, 9 de mayo de 2019

Cuento con el apoyo de muchas personas

Ayer visitó la delegación de Misiones de Bilbao Juan Mari Bautista, presbítero misionero en Ecuador. Trabaja en la parroquia de La transfiguración del Señor, en el barrio de Monte Sinaí, situado en el suburbio de la ciudad de Guayaquil, en la costa ecuatoriana.

Juan Mari tiene buen aspecto y nos transmite que está muy contento con la tarea pastoral que está llevando a cabo en el barrio, aunque también añade que la comunidad está débil: “Hay que acompañar y cuidar mucho a las personas, trabajar con ellas, porque la realidad que viven es muy dura”. Los animadores y animadoras tienen que lidiar con muchas dificultades para sobrevivir y a menudo caen en situaciones complicadas como las drogas..."a veces no ven otras salidas y por otra parte la realidad política y social del país no ayuda"… Pero insiste: “Hay gente muy valiosa y comprometida con la comunidad. Cuento con el apoyo de muchas personas”.

Compagina la tarea pastoral en la parroquia con algunas colaboraciones como el acompañamiento de retiros o dando clases al profesorado de las escuelas diocesanas. También apoya un grupo de matrimonios entre otras. En coordinación con otras tres parroquias de la zona, que están trabajando en la misma línea, han comenzado a realizar actividades pastorales conjuntas.


Juan Mari mantiene intacta la ilusión y las ganas de seguir trabajando en ese barrio guayaquileño de Monte Sinaí; intactas las ganas de seguir compartiendo la fe y la vida con las personas de la parroquia, y de seguir construyendo cada día el Reino de Dios.  Agradece el apoyo que desde Misiones Diocesanas Vascas se está dando a esa parroquia.

viernes, 5 de abril de 2019

“La valentía de arriesgar y entrar en un gran proyecto”

El papa Francisco ha escrito la carta con motivo de la 56 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada Vocaciones Nativas. Aquí te presentamos algunos párrafos:

…”La llamada del Señor, por tanto, no es una intromisión de Dios en nuestra libertad; no es una “jaula” o un peso que se nos carga encima. Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca sobreabundante”.

…”La vida cristiana se expresa también en esas elecciones que, al mismo tiempo que dan una dirección precisa a nuestra navegación, contribuyen al crecimiento del Reino de Dios en la sociedad. Me refiero a la decisión de casarse en Cristo y formar una familia, así como a otras vocaciones vinculadas al mundo del trabajo y de las profesiones, al compromiso en el campo de la caridad y de la solidaridad, a las responsabilidades sociales y políticas, etc. Son vocaciones que nos hacen portadores de una promesa de bien, de amor y de justicia no solo para nosotros, sino también para los ambientes sociales y culturales en los que vivimos, y que necesitan cristianos valientes y testigos auténticos del Reino de Dios”.

¡Te invitamos a leer la carta al completo!

Que la jornada de las vocaciones Nativas nos abra los oidos  y el corazón para escuchar la llamada de Dios: arriesgarnos y entrar en ese gran proyecto que es construir el Reino.





jueves, 21 de marzo de 2019

SOLIDARIDAD CON MOZAMBIQUE, MALAWI Y ZIMBABUE

“En estos días, grandes inundaciones han sembrado luto y devastación en varias regiones de Mozambique, Zimbabue y Malawi”, decía el Papa Francisco ayer durante la audiencia general del miércoles. “A estas queridas poblaciones expreso mi dolor y mi cercanía. Confío las muchas víctimas y sus familias a la misericordia de Dios e imploro su consuelo y apoyo para cuantos han sido golpeados por esta calamidad”, añadía.

El 14 de marzo el ciclón tropical Idai entraba en tierra desde el Océano Índico por la ciudad de Beira, la segunda ciudad más grande de Mozambique y un importante puerto. La ciudad tras su paso ha quedado prácticamente arrasada. De Mozambique, Idai pasó hacia Zimbabue, causando destrucción y muerte y aunque las cifras oficiales hablan de varios centenares de muertos, el número podría incluso triplicarse.

Las instalaciones de la Iglesia por todo Zimbabue están siendo utilizadas para brindar refugio a quienes han perdido sus hogares, además de para coordinar la respuesta de emergencia. Ha habido desprendimientos de tierras, inundaciones y vientos huracanados. El problema es el agua potable, además de que empiezan a escasear los alimentos.

En la archidiócesis de Beira, se ha creado una comisión de emergencia para intentar paliar en lo posible la situación. No hay energía eléctrica y tienen dificultades en las redes de comunicación, además es especialmente terrible la situación de Búzi, una localidad que sigue sumergida y aislada. El informe que ha divulgado la archidiócesis es desolador con más 140.000 familias afectadas, de las que el 20% lo ha perdido todo. Muchas escuelas, residencias e iglesias han quedado dañadas, en muchos casos gravemente.

En Malawi, la devastación comenzó el 5 de marzo, con medio millón de personas afectadas y cientos los heridos. Considerado uno de los cinco países más pobres del mundo, este desastre natural agrava aún más la situación de los más desfavorecidos, al igual que ocurre en sus vecinos Mozambique y Zimbabue.

Ya con fecha del 13 de octubre el presidente de las Obras Misionales Pontificias, Mons. Giampietro Dal Toso, respondía al llamamiento pidiendo ayuda de los obispos de Malawi, por lo que, desde esa fecha, se están encauzando donaciones hacia el país, de los fondos que recaudan las OMP y de donativos de particulares.

OMPRESS-MOZAMBIQUE


jueves, 28 de febrero de 2019

Obras Misionales Pontificias solicita ayuda de emergencia para Saipán, en el Pacífico



EMERGENCIA
El presidente de las Obras Misionales Pontificias, Giampietro Dal Toso, ha enviado una carta a toda la red internacional de la institución para solicitar una nueva ayuda de emergencia. Se trata, literalmente, de levantar de nuevo una gran parte de las infraestructuras de la diócesis de Chalan Kanoa, en la isla de Saipán, en pleno Océano Pacífico. El paso del tifón Yutu, de categoría 5 fue catastrófico para esta isla del archipiélago de las Marianas.

Yutu fue el tifón más destructivo del mundo en 2018, y el más devastador en las Islas Marianas de su historia. Originado en medio del Pacífico, el 24 de octubre de 2018, precisamente cuando tenía mayor intensidad, tocó tierra en la parte sur de la isla de Saipán. En ese momento hubo vientos que llegaron a superar los 300 kilómetros por hora. Los daños fueron catastróficos, destruyendo todo tipo de estructuras e incluso barrió la vegetación de esta isla tropical.

Las Obras Misionales Pontificias internacionales han hecho llegar a la diócesis de Chalan Kanoa una primera ayuda de 50.000 dólares del fondo para emergencias pero, lógicamente, no es suficiente para lo mucho que se necesita, que es, literalmente, “reconstruir” la diócesis. Las Obras Misionales Pontificias piden, por ello, desde Roma, a todas las direcciones nacionales del mundo que en la medida de sus posibilidades se apoye a esta Iglesia hermana que ha sufrido un verdadero desastre.

El obispo de la diócesis de Chalan Kanoa, Mons. Ryan P. Jimenez, agradece las ayudas que se envíen y reconoce que “el camino de recuperación y reconstrucción será un proceso largo”. Se han perdido casas y la mitad de las parroquias de la diócesis no se pueden utilizar.

Esta diócesis de Saipán es uno de los 46 territorios de misión que las Obras Misionales Pontificias sostienen año tras año, y así ha sido en los últimos 50 años, con sus ayudas ordinarias – la asignación fija que sin distinciones tiene cada territorio de misión del mundo – y con ayudas extraordinarias para diversos proyectos. La ayuda que ahora se solicita es considerada de emergencia, dada la devastación sufrida en Saipán.

Para ayudar a la reconstrucción de estas diócesis devastadas por las inundaciones puede hacerse un donativo en la cuenta de Obras Misionales Pontificias

 banco BBVA: ES0301821364330010039555- concepto Fondo Emergencia Saipán.