jueves, 5 de noviembre de 2015

Jóvenes que se comprometen con la realidad

Experiencias de verano II

Un grupo de más de 20  jóvenes de  Bizkaia  participó en el mes de julio en un campo de trabajo en Ceuta. Esta experiencia se  organizó desde la delegación de Misiones  y contó con la colaboración de un grupo de monitores y monitoras de Euskalerriko eskautak.

El verano se va quedando lejos, pero la experiencia les ha calado muy dentro. En el número 252 de la revista Los Ríos http://www.misioak.org/revista-los-rios-aldizkaria/, se pueden encontrar diferentes testimonios  entre los que se encuentra el que tenéis a continuación. Lo ha escrito Irene Zubieta. Ella tiene 19 años y pertenece al grupo  “Etorkizuna Geroa Eskaut taldea” del barrio de  Ibarrekolanda en Bilbao. Cuenta  con mucha fuerza cómo vivió esa experiencia:


Ceuta: 10 días intentando derribar vallas

El objetivo: cambiar nuestra percepción, ser germen y herramienta de cambio (No es poca cosa).Derribamos vallas al correr y reír jugando al pañuelito en sillas de ruedas.Se puede volar sin apenas moverse. Derribamos vallas al escuchar con atención y emoción los poemas de Isidro, usuario de ACEFEP. Se puede llorar de alegría. Derribamos vallas al callejear por El Príncipe, compartimos metas y ambiciones. Se puede soñar despierto.
Hay vallas que no pudimos derribar, pero si pararnos frente a frente, estremeciéndonos de lo fríos que podemos llegar a ser. Volvimos a casa, siendo conscientes de que las vallas no existen solo en Ceuta. Admitiendo que muchas de ellas ni siquiera son visibles, están dentro de nosotros. Sabiendo que este ha sido sólo el principio.
Si algo es seguro es que recibimos mucho más de lo que pudimos llegar a dar. Nuestras mochilas volvieron mucho más llenas de lo que llegaron. Si algo es seguro, es que no se puede expresar una experiencia como la que hemos vivido en estas líneas.




Reacciones: